El espía espiado

 

el espía espiado

 

Ya tenemos a Trump ejerciendo de amo del mundo y comienza la cuenta atrás para que el proceso de olvido comience a extenderse sobre la memoria del anterior amo y la de la aspirante, señora de Clinton.

Sin embargo, el ruido mediático durante la campaña electoral ha sido tan grande y los elementos introducidos tan curiosos que no puedo dejar de pensar en todo el revuelo montado alrededor de la supuesta trama de espionaje electoral por parte de aviesos y taimados enemigos a través del aspecto más novedoso de la añeja confrontación, la ciberguerra, la guerra cibernética o como puñetas se llame.

Y es que en esta ocasión, parece (sólo parece) ser, que el espionaje no ha sido cometido por, sino contra los Estados Unidos, un país tan acostumbrado a ejercer ese noble arte como tan poco a servir de diana.

Y claro, les ha escocido.

Seguir leyendo

El voto electrónico

Sin título-1

Recientemente hemos celebrado unas nuevas Elecciones Generales en España.

Dos en un periodo de seis meses, retrato perfecto de una sociedad polarizada, confusa y cansada en lo político.

Como es natural, las personas, votantes y no, cuestionan ya no sólo a los políticos, también al sistema electoral, lo que les lleva a sopesar y reclamar alternativas al tradicional sistema de votos, urnas y colegios electorales.

Seguir leyendo

Monarquías Comunistas.

MONARQUIAS COMUNISTAS

La Monarquía es un rollo, hay que reconocerlo.

Una sucesión hereditaria en un cargo vitalicio al que sólo puede aspirar un descendiente, por razón de sangre y además varón, encima es un rollo machista, oiga.

Eso a la fuerza debe ser malo, ¿no?, no sé, como una enfermedad o un mal hábito que, por tan infausto motivo, hay que desterrar de nuestra sociedad, de nuestro planeta y del universo, ya puestos.

Y no será porque el ala progresista de nuestra avanzada sociedad no nos deja pistas por doquier de cómo puede revertirse esta pérfida forma de jefatura estatal, con el continuo llamamiento al ejemplo de países y sociedades más inteligentes y avanzadas que la nuestra, aunque sólo sea porque sus formas de gobierno no son una sucesión sanguínea sin el menor atisbo meritocrático y un ejemplo de aplicación de los sacrosantos principios de igualdad, mérito, capacidad y -añado- sexualidad.

Los países comunistas, por ejemplo.

Seguir leyendo

Estupor por lo evidente.

RRS3

Políticos de todo pelaje, contertulios experimentados en lo suyo y ciudadanos en general andan estos días abstraídos en sesudas discusiones en torno a la posición del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respecto al pacto con el que se pretende alcanzar la investidura de Pedro Sánchez como nuevo Presidente.

No son menos los propios implicados, enfrascados ahora en cruce de literatura epistolar en la que uno (Rivera) pide a Rajoy que apoye a Sánchez y el otro (Rajoy) dice al primero que gracias por la deferencia, pero que no.

Seguir leyendo

La campaña mediática.

LA CAMPAÑA MEDIATICA_

La campaña electoral de estas Elecciones Generales de 2015 pasará a la historia como la más mediática de las habidas, o la primera de las mediáticas.

Siguiendo el modelo americano, los candidatos se han lanzado a una frenética carrera de exposición en los medios de comunicación y sociales para dar a conocer ya no solo sus propuestas, también aspectos de sus vidas, hasta los más íntimos.

Los hemos visto cantar, bailar, tocar la guitarra, cocinar, montar en globo, en coche de carreras y metidos en las situaciones más inverosímiles para enseñarnos que son personas como nosotros, que sienten y padecen.

El problema es que no lo son.

Seguir leyendo

Procesos participativos. Luego ya, si eso…

demonstration-546469_1280

Con la llegada al poder de los mal llamados nuevos partidos (ya he explicado en anteriores publicaciones por qué son más de lo mismo), la eclosión de los procesos participativos está tomando fuerza.

Era de esperar, no en vano, quienes promueven estos procesos y que ahora manejan el cotarro, se basan en una ideología asamblearia en la que todo se decide por una mayoría tumultuaria, más legitimada cuanto más sea el numero de personas (y personos) que la integren y respalden.

El rollo asambleario es fantástico. La sensación de participar en las decisiones importantes eleva al individuo (y la individua) a un plano superior, al limbo de los que mandan, a ese espacio reservado para las élites en las que, por arte de magia, nos hemos convertido, donde lo que opinemos cuenta y de qué manera.

Seguir leyendo

Uso de cookies

Desde mi nube utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR