Monarquías Comunistas.

MONARQUIAS COMUNISTAS

La Monarquía es un rollo, hay que reconocerlo.

Una sucesión hereditaria en un cargo vitalicio al que sólo puede aspirar un descendiente, por razón de sangre y además varón, encima es un rollo machista, oiga.

Eso a la fuerza debe ser malo, ¿no?, no sé, como una enfermedad o un mal hábito que, por tan infausto motivo, hay que desterrar de nuestra sociedad, de nuestro planeta y del universo, ya puestos.

Y no será porque el ala progresista de nuestra avanzada sociedad no nos deja pistas por doquier de cómo puede revertirse esta pérfida forma de jefatura estatal, con el continuo llamamiento al ejemplo de países y sociedades más inteligentes y avanzadas que la nuestra, aunque sólo sea porque sus formas de gobierno no son una sucesión sanguínea sin el menor atisbo meritocrático y un ejemplo de aplicación de los sacrosantos principios de igualdad, mérito, capacidad y -añado- sexualidad.

Los países comunistas, por ejemplo.

Seguir leyendo

La nueva comunicación y la vieja propaganda.

INFOGRAFIA BLOG_edited-1

La nueva comunicación, sustentada en los medios sociales, es velocidad y contundencia, es simplificación y reduccionismo aunque, no por moderna, reniega de las viejas tácticas que llevaron a otros a un poder permitido por quienes creyeron en soflamas, mentiras y medias verdades con la esperanza de una solución que acabó siendo un gran problema.

Los medios sociales se han convertido en un escenario ideológico de claro signo bélico. Nuevas formas y viejas fórmulas, esa es la combinación.

La propaganda maliciosa del último siglo tiene su máximo exponente en los principios propagandísticos de Goebbels, responsable del Ministerio de Educación Popular y Propaganda de Hitler, autor de once principios propagandísticos que traigo aquí hoy no por el interés que pueda despertar su nefasta inspiración teleológica, sino por el miedo que produce la evidencia de que los modernos medios sociales se han convertido en un terreno más abonado que nunca en el que afloran nuevo odios y rencores basados en aquellos viejos principios

A poco que uno escarbe, asombra la semejanza de los actuales mensajes que se distribuyen a través de los medios sociales con el guión de tan dudoso manual de estilo.

Repasemos, uno a uno, los principios aludidos y que cada uno extraiga sus propia conclusiones.

Seguir leyendo

Estupor por lo evidente.

RRS3

Políticos de todo pelaje, contertulios experimentados en lo suyo y ciudadanos en general andan estos días abstraídos en sesudas discusiones en torno a la posición del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respecto al pacto con el que se pretende alcanzar la investidura de Pedro Sánchez como nuevo Presidente.

No son menos los propios implicados, enfrascados ahora en cruce de literatura epistolar en la que uno (Rivera) pide a Rajoy que apoye a Sánchez y el otro (Rajoy) dice al primero que gracias por la deferencia, pero que no.

Seguir leyendo

El tonto del pueblo.

El tonto del pueblo_Aparte del Lince Ibérico, nuestro país no es conocido por encontrarse entre aquellos con mayor número de especies en peligro de extinción.

La fauna patria goza de buena salud en lo demográfico gracias a que sabemos cuidar y cultivar como nadie nuestras especies autóctonas, conjugando su evolución sin perder su arraigo en ancestrales tradiciones.

El tonto del pueblo es, a falta de especies mejores, uno de los máximos exponentes de esta evolución sin pérdida de la esencia.
Hablamos de un individuo, antaño falto de entendederas, que hoy, gracias a su constante exposición a determinados medios de comunicación, ha prosperado a la categoría de “Filosofo de Tasca” con sorprendente soltura y rapidez y sin que se le note demasiado su principal característica. Es un bocazas.

Seguir leyendo

La campaña mediática.

LA CAMPAÑA MEDIATICA_

La campaña electoral de estas Elecciones Generales de 2015 pasará a la historia como la más mediática de las habidas, o la primera de las mediáticas.

Siguiendo el modelo americano, los candidatos se han lanzado a una frenética carrera de exposición en los medios de comunicación y sociales para dar a conocer ya no solo sus propuestas, también aspectos de sus vidas, hasta los más íntimos.

Los hemos visto cantar, bailar, tocar la guitarra, cocinar, montar en globo, en coche de carreras y metidos en las situaciones más inverosímiles para enseñarnos que son personas como nosotros, que sienten y padecen.

El problema es que no lo son.

Seguir leyendo

Procesos participativos. Luego ya, si eso…

demonstration-546469_1280

Con la llegada al poder de los mal llamados nuevos partidos (ya he explicado en anteriores publicaciones por qué son más de lo mismo), la eclosión de los procesos participativos está tomando fuerza.

Era de esperar, no en vano, quienes promueven estos procesos y que ahora manejan el cotarro, se basan en una ideología asamblearia en la que todo se decide por una mayoría tumultuaria, más legitimada cuanto más sea el numero de personas (y personos) que la integren y respalden.

El rollo asambleario es fantástico. La sensación de participar en las decisiones importantes eleva al individuo (y la individua) a un plano superior, al limbo de los que mandan, a ese espacio reservado para las élites en las que, por arte de magia, nos hemos convertido, donde lo que opinemos cuenta y de qué manera.

Seguir leyendo

¿Y cuando ya no haya enemigos?

REVOLUCIONCiertas ideologías y los partidos políticos que las sustentan basan sus doctrinas en el ataque continuo a un enemigo común. No se trata de gobernar para, gestionar para, construir para, sino hacerlo contra. Gobernar contra algo o alguien, un enemigo que, en la mayoría de los casos, solo existe, convenientemente deformado, en el imaginario de unos cuantos.

El enemigo básicamente es todo aquél que no piensa como ellos y si encima comete la osadía de hacerlo público, la afrenta ya es completa, se convierte en un enemigo público, alguien nocivo y perverso para el sistema que hay que eliminar a toda costa.

Y ahí es donde se encuentra precisamente el truco.  El quid de la cuestión está en que, a poco que se profundice, uno se da cuenta de que el enemigo no es tal, sino un simple adversario político o social, alguien que piensa diferente y que, en el peor de los casos puede obtener más votos en unas elecciones y terminar gobernado. Táctica democrática simple y llana pero imposible de gestionar por ciertas cabezas cuadradas.

Seguir leyendo

Grecia, ¿un Estado fallido?

imageAunque no existe unanimidad doctrinal en torno a lo que se considera un Estado fallido, podemos partir unos presupuestos básicos en base a los cuales atisbamos si un Estado lo es o se encuentra en riesgo cierto de serlo.

El fallo en la garantía de los servicios básicos es uno de los primeros y más claros síntomas, pero claro, ese fallo no aparece por sí solo, sino que suele venir de la mano de otras evidencias: el fracaso político, que a su vez dimana del fracaso económico. Ya se sabe, lo que no son cuentas, son cuentos y aquí las desgracias nunca vienen solas, más bien en cadena.

El caso de Grecia es paradigmático. El incipiente fallo social, sólo mitigado en parte y de manera perentoria por las inyecciones económicas de la UE y demás organismos en forma de rescate (crédito) es cuestión de tiempo. Recortes en prestaciones públicas, subsidios y salarios no solo son medidas a las puertas, son un hecho consumado.

Seguir leyendo

¿Nueva política?

twitter-292993_1280

Recientemente he tenido la oportunidad de escuchar en persona a destacados miembros de los nuevos partidos, protagonistas, sin duda, de su éxito en las pasadas elecciones autonómicas y municipales; no en vano, partidos como Podemos o Barcelona en Comú han conseguido colocar a muchos de sus representantes en gobiernos, alcaldías y concejalías y a los propios partidos en un lugar destacado del panorama político nacional.

¿Y cómo lo han conseguido?, pues, según ellos, aplicando nuevos enfoques y novedosas técnicas políticas amparadas en las nuevas tecnologías y en el uso masivo de redes sociales; colocando al ciudadano en primer lugar, haciéndole partícipe del cambio que se proponen llevar a cabo, situando el foco en la persona y no en cuestiones tan rancias y extemporáneas como el partido (entendido a la manera tradicional), el país o la economía.

El bienestar del individuo (y la individua) por encima de todo y al margen de todo.

Simple y bonito, pero falso. Veamos por qué.

Seguir leyendo

Política y lugares comunes.

La nueva política nos inunda, nos rodea, nos sobrepasa por todos lados.

La nueva política se presenta ante nosotros como hija del hastío, necesitada de cambio en las formas, en los modos, en los tiempos y, como no, en las personas.

La nueva política nace de abajo a arriba, nos dicen, desde la representación de los grupos sociales, desde los movimientos ciudadanos, desde las ciudades, los barrios, desde las calles y siempre partiendo de la contraposición entre clases, oponiéndose a la política tradicional, hecha de arriba hacia abajo, fruto de la inspiración de un líder que ofrece una solución a problemas que sólo él ve y que sólo su partido es capaz de solucionar.

España ocupa, en esta revolución un lugar destacado, no en vano, el movimiento Ocupy Wall Street toma su ideario, formas y maneras de nuestro 15M, lo cual otorga a nuestro país el dudoso honor de liderar un modelo de frente populista e hiperpolitizado que se ha exportado con éxito a otros países, como el caso citado, que sitúa a los todopoderosos Estados Unidos detrás nuestro en estas cosas. El tiempo dirá si esto es un honor o acabará siendo un horror, pero eso es otra cuestión.

Seguir leyendo

Uso de cookies

Desde mi nube utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies