RRS3

Políticos de todo pelaje, contertulios experimentados en lo suyo y ciudadanos en general andan estos días abstraídos en sesudas discusiones en torno a la posición del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respecto al pacto con el que se pretende alcanzar la investidura de Pedro Sánchez como nuevo Presidente.

No son menos los propios implicados, enfrascados ahora en cruce de literatura epistolar en la que uno (Rivera) pide a Rajoy que apoye a Sánchez y el otro (Rajoy) dice al primero que gracias por la deferencia, pero que no.

Como digo, anda la gente intentando entender, siquiera digerir, una situación que tiene poco secreto, fácilmente comprensible a poco que se escarbe en el pasado (muy) reciente de los acontecimientos, acciones, actitudes, y situación de cada uno.

Para los que pretenden gobernar, la posición de Rajoy es inmovilista y poco consecuente con el bien del país. Éste, hombre tranquilo y bragado en todo tipo de batallas políticas, tiene claro que lo suyo no es inmovilismo, sino sentido común, un sentido poco común en nuestro país y, por extensión, en la política que dimana de aquella. Resiliencia decorosa y calmada.

Si no estuviera tan mal visto, yo lo llamaría inteligencia.

Por el contrario, la posición, sobre todo del socialista, es clara, incomprensible, beligerante y altiva pese a su situación de debilidad: jamás de los jamases va a apoyar una investidura de Rajoy, así se junte el cielo político con la tierra del mismo sino.

No hace falta rebuscar mucho en su interior, su irracional animadversión hacia Rajoy y todo lo que representa apenas logra esconderse tras una fachada decorosa. El improperio y el exabrupto, siempre preparados, lo delatan en cuanto abre la boca. Es el poli malo, guapo pero malo. Se encuentra cómodo en ese papel. Se gusta.

En diecisiete ocasiones (que se dice pronto),ha renegado de un pacto, siquiera un acuerdo, con Rajoy. Al contrario, ha hecho gala y desaires sobre el particular, negando con tanta vehemencia como estupor provocaba incluso en sus propias filas. Como diría el gran Saza, lo tengo yo hablado con todo el pueblo.

Pero no acaban ahí los sinsentidos a los que este hombre puede llegar y llevar al resto.

Como buen aprendiz de  Steve Jobs, su campo de distorsión de la realidad alcanza ya a su nuevo testaferro, el poli bueno de Rivera, hasta convertirlo en un ente petitorio que, sin ser consciente de lo que hace, presente al dictado y al Presidente rogativas del siguiente tenor (no literal):

  • No te apoyamos, ni te apoyaremos (realmente no te podemos ni ver).
  • Despreciamos tus políticas (y de paso a ti y a los tuyos).
  • Vamos a destruir (a base de derogar) todo lo que has construido.
  • Con ello, vamos a intentar regresar al (doloroso) punto de partida en el que tan bien te has manejado, pese a la adversidad y aunque nos joda.
  • No contaremos contigo para nada que no sea burla, befa y mofa legislativa a ritmo de cha, cha, cha.
  • A cambio de tan justo trato, te pedimos tu apoyo; sí, ese apoyo que nosotros te negamos a cara de perro; que tu cariño y comprensión sean directamente proporcionales a nuestro odio y repulsa (y que cumplas muchos más).
  • Que pienses en el electorado, llamados españoles, sin pensar en tus votantes. Tus votantes no son electorado, ni siquiera son importantes, solo los nuestros lo son. Debes pensar en el electorado.
  • Que pienses también en el país, pero a nuestra manera, aunque sea diametralmente opuesta a la tuya, ten en cuenta que es la buena. Piensa en El País.
  • Y todo ello, con una sonrisa, dejando de lado detalles como que has sido el más votado y cuestiones (ínfimas) de ese tipo, que no van a ningún lado y carecen de importancia. Los pactos de perdedores son la nueva democracia.

Y aún hay quien, perplejo, no comprende la respuesta de Rajoy.

Deja un comentario


. Introduce los caracteres de la casilla superior para poder enviar.

Uso de cookies

Desde mi nube utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR